Usted está en : Portada : Crónica Domingo 15 de octubre de 2006

El Hospital de Castro y sus carencias

SARA CURUMILLA SOTOMAYOR

PASILLO. Muchos pacientes deben ser instalados en los pasillos de los servicios del Hospital Augusto Riffart, de Castro, cuando los espacios resultan insuficientes a las demandas.

Así como a la cárcel, es una verdad indiscutible que nadie está libre de llegar al hospital. En ese contexto, los chilotes no pueden asegurar que jamás llegarán al Augusto Riffart. Incluso, en el centro de salud castreño al paciente lo pueden acomodar en un pasillo por falta momentánea de una cama y así vivir inevitables incomodidades.

Indudablemente, la mayor parte del personal del nosocomio, de mil maneras trata de alivianar la carga de los usuarios y suplir las carencias. Muchas de ellas son históricas y se tornan en los anhelos incumplidos de los habitantes insulares, los que en muchos casos han conocido las largas esperas ante una urgencia o una consulta a un especialista.

Gran porcentaje de la salud chilota está vinculado estrechamente al hospital castreño, el que anualmente atiende más de 50 mil consultas. Solo hasta agosto de este año se contabilizaron 31 mil 227 consultas.

En el recinto asistencial convergen habitantes no únicamente de esta comuna sino también del resto de la provincia, a excepción de Ancud y Quemchi, aunque en ciertas materias es el establecimiento referencial para todo el Archipiélago.

Desde este lugar se derivan cada año cientos de pacientes a la capital regional, donde existe una mayor complejidad sanitaria. El año pasado fueron trasladadas 2 mil 329 personas de urgencia y ya hasta agosto de este año se registraba un número similar.

 

CAMPAÑA

 

En este tiempo, la infraestructura que tras el terremoto del '60 fue levantada como hospital de campaña y que se ha ido parchando y modificando, ha tenido que acomodarse a los requerimientos, debido a las nuevas construcciones que son parte del proyecto de normalización, la cual en estos momentos está en la llamada tercera etapa.

Así, por ejemplo, está en proceso de acreditación por parte de la Autoridad Sanitaria el sector donde se reubicarán dos pabellones de cirugía.

Para el médico Luis Ferrada, quien encabezó la recordada campaña provincial "Un hospital para Chiloé", que bien conoce la larga historia del incesante luchar por este objetivo, habla de las "trabas" de las administraciones anteriores a la directora de Llanchipal, Eugenia Schnake. Menciona sobre las pretensiones de los chilotes, "más vale tarde que nunca, lo que hoy se hace".

Aunque el galeno comenta que el proyecto por el que trabajaron los locales, "se recortó bastante", es adecuado. "Pero -agrega- no lo que se debe tener", lo cual estima cuesta 4 millones de dólares más, a los más de 8 mil millones de pesos que hoy se invierten en el Augusto Riffart.

Sostiene Ferrada que es lógico aspirar a la equidad y a tener, aunque en diferente volumen, el tipo de atención de los hospitales de Puerto Montt, Valdivia y Osorno, todos base o regionales, vale decir, de tipo I y no de tipo II como el de Castro.

El también dirigente del Colegio Médico fue enfático al señalar la necesidad de una UTI pediátrica neonatal. "Hay personas que deben pensar que es muy caro, pero el ser chilote no lo hace distinto a los habitantes de otras zonas, por lo tanto, debe tener la misma atención", puntualiza.

Incluso los problemas son extensivos a los adultos, pues añade el profesional que si un adulto tiene un accidente, sufre un infarto o un accidente vascular encefálico no es sometido a la misma atención que en resto del país, por la carencia de una UTI, servicio que tampoco estará cuando se termine de construir el hospital. "Lo que va a tener es un remedo, pero si no se va hacer una unidad de este tipo, que la autoridad lo diga, pero que no nos engrupan", expresa.

Señala Ferrada que lo que se necesita realmente para satisfacer las necesidades locales con una UTI es aumentar la construcción a una superficie inferior a los 180 metros cuadrados.

Ferrada afirma que tampoco se habla con la verdad cuando se señala que los médicos no postulan a los cargos que se deben llenar en Castro. "Es mentira, porque si uno llama a un concurso de cargo de especialistas por 28 horas AP, lo doy firmado que se presentan". Dice que para los casos de especialistas en falencia, como oftalmólogo, radiólogo u otorrinolaringólogo, se debe llamar a médicos generales con el compromiso de formación en estas áreas.

La falta de especialistas en los turnos de urgencia es un tema que el presidente del Capítulo Médico de Castro plantea también con mucha fuerza, en una visión que concentra los anhelos de una mayor equidad en salud. "Se necesita una voluntad política para la destinación de los recursos", sentencia.

 

La prioridad es la urgencia

 

Reconociendo que el nuevo hospital no podrá satisfacer todas las demandas, el director de este centro de Salud, Carlos Bustamante afirma que " se está haciendo una gran inversión y será responsabilidad de quienes trabajan, el ser capaces de generar los cambios".

El traumatólogo afirma que la normalización traerá consigo también una gran cantidad de horas para el aumento de personal. "Está claro que no basta con la construcción, porque el proyecto debe venir con profesionales para aumentar la capacidad de resolver y ese compromiso está", enfatiza.

En cuanto a especialidades, asevera que el mayor cuello de botella está en oftalmología. "Al mejorar acá las condiciones, vamos a poder traer un oculista", indica.

Considerando que se ha fijado como prioridad la atención de urgencia, Bustamante dice que los principales esfuerzos apuntan a tener las especialidades de cirugía, medicina, obstetricia, pediatría y también contar con anestesista todos los días de la semana, en los turnos.

Como segundo lugar de las prioridades, el director hospitalario, ubica una UCI para adultos y posteriormente una UCI pediátrica. "Eso está determinado por la cantidad de pacientes que requiere la unidad", afirma.

Adelanta que se contempla dotar una unidad de pacientes críticos que apuntaría a la acreditación como una unidad de tratamiento intermedio.

 
 
Opciones
Volver a la portada Volver a la portada
Enviar este artículo Enviar este artículo
Imprimir sólo texto Imprimir sólo texto