Usted está en : Portada: Crónica
Domingo 7 de junio de 2009
La machi Chilpila triunfó sobre José de Moraleda
El escritor e historiador Dante Montiel afirma que las tradiciones están ocultas por temor "al qué dirán".

De generación en generación y luego por diversos escritos se ha ido transmitiendo que la brujería en Chiloé remonta sus inicios a la época de la Colonia. Todo habría comenzado cuando el cartógrafo José de Moraleda en el Archipiélago desafió el poder de la machi Chilpila, de Quetalco, en una competencia de magia.

Chilpila dejó el barco de Moraleda en seco y él como reconocimiento a su hazaña le obsequió un libro de magia, con el que se instruyeron más tarde algunos indígenas y crearon la Recta Provincia.

Dante Montiel, historiador chilote, sostiene que desde entonces con este regalo del libro mayor de la brujería la zona se convirtió en el centro de la labor de Recta Provincia que irradiaba su accionar a otros lugares.

PODERES

El docente reconoce que en Quicaví, al igual que en otros sectores rurales y urbanos, hay personas que tienen creencias respecto a los poderes sobrenaturales considerados dentro del ámbito de la brujería. "Estos temas no se muestran fácilmente, hay que develarlos porque son cosas que están como un poco arrinconadas", precisa.

A juicio del especialista en esta época moderna, la gente no se atreve a confesar este tipo de creencias,"por el que dirán", explica.

No tiene dudas que cuando se comienza a escudriñar o a buscar "en las rendijas más internas de las personas" sí se extrae la riqueza cultural que implica dar crédito aún a la existencia de la brujería.

Montiel no cree que alguna vez haya existido una cueva como punto de reunión de los brujos. "No pienso que haya algún lugar fijo para ello, sino que se trata de distintos sectores que de alguna forma permiten la concentración de la actividad", sentencia.