Usted está en : Portada : Cultura Viernes 24 de junio de 2005

Hoy se celebra Wetripantu

Por Sara Curumilla

RENOVACION. La festividad ancestral para los caciques significa la renovación “de los espíritus para ser mejor”.

Ayer, en Compu, el cacique Carlos Orlando Lincomán destacó que el 24 de junio, que corresponde al solsticio de verano para el hemisferio norte “es un día de gran significado”, porque representa el comienzo de un nuevo año. Sin embargo, hizo duras críticas a quienes hacen del Wetripantu una instancia de comercialización.

El máximo líder del Consejo de Caciques de Chiloé dijo que ”es una falta de respeto” la organización de eventos netamente recreativos en torno a esta festividad importante para los pueblos originarios.

Lincomán señaló que precisamente en esa realidad radica el porqué las comunidades dependientes del Consejo no harán una celebración masiva pública del Año Nuevo. “Con tanto comercio por todas partes y no solamente en Chiloé, nosotros recordamos este día en forma íntima”, expresó el cacique.

 

TROPON

 

Lincomán explicó al Diario La Estrella de Chiloé que el Wetripantu marca en en la naturaleza, la renovación de la savia de los árboles “pero ojalá que sea una savia que llegue con el mejoramiento del ser humano”.

Hizo notar que la tradición para esta fecha indica una celebración en torno al thropón y eso también tiene un significado especial para la agricultura, protegida por la “mapu ñuke”. “La agricultura ahora no está buena y muchas personas ya ni siquiera siembran papas para su autoconsumo”, recalcó.

Lincomán hizo alusión al tropón o chopón, que es una bola de chuño que se cocina sobre las brasas del fogón. Se va consumiendo por capas, con manteca o yides. La primera es la llamada “capa del pobre”, pero por su sabor es la más apetecida. Dijo que antiguamente se celebraba en cada casa con un asado de carne o de pescado.

Reiteró que el Wetripantu no significa entretención y que le molesta que en las recreaciones que se hacen no haya algún elemento que sea de dignificación de las comunidades ancestrales. “Lo que más me molesta que haya gente del propio pueblo indígena que lo vea como una forma de comercio”, afirmó.

“Wetripantu es una fiesta del corazón, muy íntima, de ninguna manera pública”, subrayó Lincomán, quien también manifestó que el verdadero significado debe estar además en “la renovación del compromiso con la madre tierra”.

En medio de los sentimientos que rodean en este día, el cacique destacó que desea “a todos un feliz wetripantu”.

 
 
Opciones
Volver a la portada Volver a la portada
Enviar este artículo Enviar este artículo
Imprimir sólo texto Imprimir sólo texto